Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Noticias y Artículos

APNEA del sueño y Trastornos del dormir

ronquido2

TRASTORNOS RESPIRATORIOS DEL DORMIR Y APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO E HIPOVENTILACIÓN ALVEOLAR (SAOS o SAHOS)

¿Qué es la apnea obstructiva del sueño?

Apnea significa dejar de respirar. Ocurre durante el sueño.

Es una enfermedad en la que ocurren episodios frecuentes en donde cesa la respiración, durante el sueño y se deben a obstrucción a la entrada de aire a nivel de la faringe, por eso se le llama obstructiva.

Usted puede identificar fácilmente las apneas en otra persona observándola cuidadosamente. Dado que en la mayoría de los casos va asociada a ronquido, usted podrá ver que entre los episodios de ronquidos habrá momentos en que la persona deja de respirar en forma súbita, después de un ronquido, en inglés se designa “choking”.

 

¿Cómo son el sueño, la respiración y oxigenación normales durante el sueño?


Ronquido3
El sueño tiene una arquitectura que tiene cierta variación en los humanos.

Normalmente tiene 5 etapas, la 1 es la más superficial y la 4 más profunda. Hay otra etapa, que es la más profunda, designada con la abreviatura MOR (movimientos oculares rápidos), donde ocurren los sueños.

Se debe cumplir una distribución normal de las diferentes etapas del sueño, a esto se le llama arquitectura del sueño, para que el cerebro descanse y amanezcamos con sensación de “sueño refrescante”.

La faringe, que es el espacio que corre desde la parte detrás de la nariz hasta la entrada al esófago y la tráquea, a nivel de la manzana de Adán. Para que el aire que entra por la nariz pueda llegar hasta la tráquea, deben contraerse muchos músculos, que provocan que se mantenga abierta y amplia. Durante el sueño, y más cuando se consumen alcohol o medicamentos que inducen el sueño, se disminuye la acción de estos músculos, lo que provoca que la luz de la faringe sea de menor calibre y sus paredes puedan entrar en contacto.
ronquido5

El ronquido significa que la paredes de la faringe entran en contacto y vibran, pero no se cierra o colapsa por completo la luz.

La apnea significa que después de un ronquido, ocurre un colapso completo de las paredes de la faringe y obstruye en la totalidad de su luz. En ese momento se detiene la entrada de aire desde la nariz o boca. Para considerar que sea una apnea, el episodio debe durar más de 10 segundos. Algunos episodios pueden durar 10-20 segundos y otros pueden tener duraciones de hasta 100 segundos o más.

Los episodios de apnea pueden ser esporádicos ( en la gente normal pueden presentarse hasta 5 apneas por hora de sueño) o frecuentes (se considera enfermedad si los episodios ocurren más de 5 ocasiones por hora de sueño).

Hay diferentes grados de apnea obstructiva del sueño. Hay pacientes que pueden tener hasta 40 a 80 episodios de apneas por hora de sueño.

 

 

¿Cuáles son las consecuencias en caso que las apneas sean frecuentes durante el sueño?

 

ronquidoDurante las apneas puede ocurrir o no una disminución de los niveles de oxígeno en la sangre, que pueden ser leves o graves.

El cerebro sufre las consecuencias de esta baja de oxígeno, el corazón también. Otros sistemas del cuerpo afectados son los sistemas cardiovascular (se eleva la presión arterial y los latidos del corazón se aceleran, puede provocar o empeorar una falla del corazón), el sistema endocrino (puede ocurrir elevación de los niveles de glucosa y/o facilitar la resistencia a la insulina). Las apneas suelen ocurrir en las etapas profundas de sueño (MOR, etapas 3 o 4). Si las apneas son frecuentes, el cerebro envía la orden de regresar a etapas superficiales de sueño (etapa 1), sin que la persona se despierte en forma consciente, esto acaba con la obstrucción de la faringe y se reinicia la entrada de aire.

dormirLa consecuencia de dormir gran parte de la noche en etapas superficiales de sueño, es la ruptura de la arquitectura normal del sueño.

Esto causa que el sueño no sea reparador; que haya dificultades para concentrarse o somnolencia durante el día. En grados extremos la persona se duerme fácilmente en forma anormal: leyendo, sentado en un lugar público, platicando con alguien o incluso al conducir un automóvil lo que lleva a accidentes automovilísticos.

 

 

 

 

¿Qué tan frecuente es el ronquido y la apnea obstructiva del sueño en la población?

ronquido4

 

La apnea obstructiva está muy relacionada con la obesidad, aunque puede presentarse en personas con peso normal.

Como México es un país con una frecuencia elevada de obesidad, es de esperarse que la frecuencia de esta enfermedad sea elevada.

El ronquido ocurre hasta en 25% de los adultos, pero no necesariamente es una enfermedad. La apnea obstructiva del sueño ocurre en aproximadamente el 4% de toda la población. Conforme aumenta la edad aumenta la frecuencia de esta enfermedad. En personas mayores de 50 años la frecuencia se incrementa a un 15-16% aproximadamente. En mayores de 60 años aumenta hasta un 23-24%. Si se piensa de esta manera, se considera que es una enfermedad frecuente.

 

¿Cómo puedo saber si tengo apnea obstructiva del sueño?

 

  • Generalmente la persona ronca.
  • Un familiar ha observado que tiene periodos en donde súbitamente deja de respirar, después de episodios de ronquido.
  • Somnolencia durante el día.
  • Falta de concentración en el trabajo.
  • Déficit de atención en los niños.
  • Sensación de sueño no reparador o “refrescante” al despertarse por la mañana.
  • La persona se queda dormido rápidamente al acostarse.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Depresión.
  • Orinar frecuentemente durante la noche.
  • Hipertensión arterial o descontrol de la presión arterial en pacientes.
  • Descontrol de la glucosa en pacientes diabéticos.
  • Disfunción sexual.
  • Dificultad para despertar después de una anestesia.

 

¿Cómo me diagnostican la apnea obstructiva del sueño?

 

apneaEl primer paso es una evaluación médica completa de la persona afectada, con cuestionarios e instrumentos clínicos para establecer la probabilidad de que una persona padezca esta enfermedad. Si el existe una probabilidad elevada de la enfermedad, se realiza un estudio de sueño.

Pueden ser estudios “simplificados en casa”, o una polisomnografía completa en hospital o centros de diagnóstico. Los estudios simplificados en casa cuestan desde una cuarta parte de una polismonografía. La decisión de qué estudio realizar la tomará el médico después de la evaluación clínica.
Estos estudios son interpretados por especialistas con preparación médica en esta enfermedad, no basta la interpretación del equipo.
Es importante también que su médico identifique otros trastornos del sueño ya sea antes o después del estudio, para referirlo con otro médico si es necesario (neurólogo o psiquiatra).

 

¿Cuál es el médico especialista certificado para el tratamiento de estas enfermedades?

 

neumologoEl neumólogo es el especialista certificado para este tipo de enfermedad en todo el mundo. No requiere una certificación adicional a la su especialidad. Durante toda su preparación tiene contacto con pacientes con esta enfermedad.

Un otorrinolaringólogo (ORL) con una preparación de al menos un año extra en esta área puede realizar un diagnóstico y tratamiento adecuados de su enfermedad. Son muy pocos los ORL con este tipo de preparación.

No se recomienda que un médico sin certificación en esta enfermedad, un técnico o licenciado en enfermería sean quienes decidan el diagnóstico o tratamiento de esta enfermedad. Pueden ser auxiliares del especialista encargado en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.
Recuerde que es una enfermedad que potencialmente puede estar presente durante muchos años de su vida, por ello es necesario que tenga un diagnóstico y tratamiento correctos desde el inicio.

 

¿Cómo puedo saber si requiero tratamiento para mi apnea obstructiva del sueño?

 

apnea-del-sueñoUna vez que se le ha comprobado que tiene apnea obstructiva del sueño y definido la gravedad es necesario decidir qué tipo de tratamiento es el más conveniente para usted.

El médico especialista en esta enfermedad toma la decisión de qué tratamiento es el más recomendado para su caso en especial, considerando múltiples datos.

El tratamiento puede variar desde la simple recomendación de dormir en otra posición, bajar de peso y modificar hábitos de sueño; usar un equipo llamado CPAP (presión positiva continua en la vía aérea) o cirugía.
En caso de que el tratamiento indicado para usted sea el CPAP, primero será necesario realizar una “prueba de titulación de presión”.

Es algo sencillo y económico. Consiste en medir con un equipo especial la cantidad de presión que usted necesita para que la mayoría de sus apneas disminuyan a lo normal. Cada paciente es diferente y se debe comprobar objetivamente que las apneas con CPAP sean con una frecuencia dentro de lo normal.

En la inmensa mayoría de los casos NO ES NECESARIO EL USO DE UN BIPAP. Es un equipo más complejo y costoso. Se recomienda que el equipo que su médico decida aplicar se base en conocimientos científicos y no en preferencias personales.

La cirugía en todo el mundo es recomendada en la minoría de los casos. Una cirugía mal indicada puede mejorar transitoriamente el ronquido, pero no la apnea en el futuro, y aún más, puede dificultar el uso posterior de CPAP y el tratamiento exitoso de la misma.

 

¿Debo tener un seguimiento médico una vez que comencé a utilizar el CPAP?

 

Es necesario y que tenga un contacto periódico con su médico, generalmente cada 3 meses y después con dos veces al año será suficiente, si se es regular y apegado a su tratamiento.
Antes de entregarle su equipo de CPAP se le debe adiestrar cuidadosamente en su utilización y cómo actuar en caso de alguna eventualidad.
Un seguimiento médico adecuado se reflejará en la mejoría de sus síntomas (ronquido, sueño, apenas observadas), con mínimos efectos molestos del tratamiento.
Cualquier cambio en su tratamiento o sugerencia de otra terapia alterna, debe ser previa evaluación completa de su caso.

 

Sitios de consulta para pacientes y médicos

• Información para pacientes de la Sociedad Americana del Tórax
http://patients.thoracic.org/information-series/en/resources/obstructive-sleep-apnea.pdf
• Información para pacientes de la Fundación pulmonar europea (ELF):
http://www.europeanlung.org/es/enfermedades-pulmonares-e-informaci%C3%B3n/
enfermedades-pulmonares/trastornos-de-la-respiraci%C3%B3n-durante-el-sue%C3%B1o.
http://www.europeanlung.org/assets/files/es/publications/sleep-apnoea-es.pdf

Bibliografía
• Collop NA, Tracy SL et al. Obstructive sleep apnea devises for Out-Of-Center testing:technology evaluation. JCSM 2011;
• Aurora Rn, Chowdhuri S et al. The Treatment of Central Sleep Apnea Syndromes in
Adults: Practice Parameters with an Evidence-Based Literature Review and Meta-Analyses. Sleep 2012
• P. Levy, R. Tamisier, C. Minville, S. Launois and J-L. Pepin. Sleep apnoea syndrome in 2011: current concepts and future directions. Eur Respir Rev. 2011
• Stradling JR, Davies RJ. Obstructive sleep apnoea/hypopnoea syndrome: definitions, epidemiology, and natural history. Thorax 2004; 59: 73-78.
• Yaggi HK, Strohl KP. Adult obstructive sleep apnea/hyponea syndrome: definitions, risk factors, and patogénesis. Clin Chest Med 2010; 31: 179-86
• Krimsky WR, Leiter JC. Physiology of breathing and respiratory control during sleep. Semin Respir Crit Care Med 2008; 26: 5-12
• Eckert DJ, Malhotra A. Pathophysiology of adult obstructive sleep apnea. Proc Ameri Thorac Soc 2008; 5: 144-53
• Punjabi NM, Caffo BS, Goodwin JL, et al. Sleep disordered breathing and mortality: a prospective cohorte study. PLoS Med 2009; 6: e1000132.
• Edwards BA, O’Driscoll DM, Ali A, et al. Aging and sleep: physiology and pathophysiology. Semin Respir Crit Care Med 2010; 31: 618-33
• Kapur VK. Obstructive sleep apnea: diagnosis, epidemiology and economics. Respir Care 2010; 55: 1155-1167
• Ulualp SO. Snoring and obstructive sleep apnea. Med Clin North Am 2010; 94: 1047-55
• Schlosshan D, Elliot MW. Clinical presentation and diagnosis of the obstructive sleep apnea hypopnoea syndrome. Thorax 2004; 59: 347-352
• McNicholas WT, Bonsignore MR. Sleep apnoea as an independent risk factor for cardiovascular disease: current evidence, Basic mechanisms and research priorities. EurRespir J 2007; 156-178
• Kohli P, Balanchandran JS, Malhotra A. Obstructive sleep apnea and the risk for cardiovascular disease. Curr Atheroscler Rep 2011; 13: 138-146.
• Tasali E, Mokhlesi B, Van Cauter E. Obstructive sleep apnea and type 2 diabetes. Interacting epidemias Chest 2008; 133: 496-506
• Cherniak EP, Cherniak NS. Obstructive sleep apnea, metabolic syndrome anda ge: will geratricians be caught asleep on the job. Aging Clin Exp Res 2010; 22: 1-7
• Levy P, Bonsignore MR, Eckel J. Slep, sleep disorder breathing and metabolic consequences. ERJ 2009; 34: 243-260.
• Durán-Cantolla J, Aizpuru F, Martínez Null C, Barbé Illa F. Obstructive sleep apnea/hypopnea and systemic hipertensión. Sleep Med Rev 2009; 13: 323-31
• Weaver T, Grunstein RR. Adherence to Continuous positive airway pressure therapy.
The Challenger to effective treatment. Proc Amer Thor Soc 2008; 5: 173-178.
• Sanders MH, Montserrat JM, Farré R, Givelber RJ. Positive pressure therapy. A persective on evidence-based outcomesand methods of application. Proc Americ Thor Soc 2008; 5: 161-72
• Brown LK. Achieving adherence to positive airway pressure therapy: modifying pressure and the holy grial. Chest 2011; 139: 1266-68
• Vernet C, Redolfi S, Attali V, et al. Residual sleepiness in obstructive sleep apnoea: phenotype and related symptoms. Eur Respir J 2011; 38: 98-105

enero 5, 2017 Estudiantes, Médicos y Residentes, Pacientes
Acerca de admin

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *